1/9/11

Ruinas del monasterio de San Antón (Castrojeriz - Burgos)

Desde el siglo XII los peregrinos han encontrado refugio en el Convento de San Antón. Bajo estos arcos de la imagen discurre el camino de Santiago tres kilómetros antes de llegar a Castrojeriz.

Regido por la orden de los Hospitalarios Antonianos, estos monjes dedicaron su vida a auxiliar y sanar a los fieles que hacían el camino.

Entre estos muros se curaba el "mal de fuego de San Antón", común en la edad media y que solían padecer los caminantes. Esta enfermedad (ergotismo) se produce por comer cereales con cornezuelo, (precusor del LSD), lo que acarrea efectos vasoconstrictores (gangrena y frío en las extremidades) además de atacar directamente al sistema nervioso central (convulsiones y alucinaciones). (Vía iqb)

En la actualidad en el interior de la ruina se encuentra un humilde albergue de peregrinos, que sufraga su mantenimiento con las limosnas de los peregrinos del siglo 21. En la imagen, peregrinos charlando.

La cruz Tau, o cruz de San Antón es el símbolo de la orden hospitalaria, esta presente en todo el templo. San Francisco de Asís utilizaba la Tau como firma por lo que también es el símbolo de los Franciscanos. En la imagen una ventana con una cruz Tau.

En la época romana la crucifixión en la "crux commissata" era la más común. Dicha cruz consistía en un madero vertical sobre el que se apoyaba otro encima en posición horizontal formando una T. Hay quien piensa que Jesus pudo ser crucificado en este tipo de cruz. En la imagen simbología de la Tau en un rosetón del templo.

Portada de la iglesia decorada con figuras. A día de hoy las figuras se encuentran en mal estado y la entrada tapiada para evitar su derrumbe.

Sin duda este milenario hospital es una parada obligatoria durante el camino.

En este enlace se puede ver una reconstrucción del templo en 3D.

Vía Wikipedia

1 comentario:

El Mansolea dijo...

Increíble donde esta ubicado el albergue. Que grande tenia que ser la iglesia, que tiémpoa pasados, curioso, muy curioso.

Buen camino